Gerbera Jamesonii

La Gerbera jamesonii es una especie de margarita brillantemente coloreada originaria de África del sur y Asia, pertenece a la familia de las Asteraceae, a partir de la cual se lograron innumerables híbridos de diversas combinaciones de colores y formas de sus pseudo corolas, que hacen muy interesante su comercialización.Gerbera Jamesonii

La Gerbera jamesonii es una planta siempre verde, que produce flores de las axilas de las hojas están disponibles con flores rayadas en tonos intensos de amarillo, salmón, rosa y rojo, mientras que las flores centrales (disco floretes) son de color crema. Florece en primavera y otoño. Las inflorescencias en capítulo emergen del centro de la corona en pedúnculos.

La Gerbera jamesonii es una especie cultivada tanto para flor de corte como planta en maceta y arreglos de jardinería. La floración tiene lugar durante todo el año. Su cultivo es perenne en la mayoría de las regiones climáticas, pero en algunas regiones de Estados Unidos y Canadá es considerada una planta anual.

La Gerbera jamesonii crece en suelos ricos y bien drenados a pleno sol. Es sensible a heladas intensas por lo que en climas fríos debe cultivarse en invernadero o en macetas que puedan sacarse al exterior en primavera y verano.

La multiplicación de la Gerbera jamesonii se puede producir por semillas, con la consiguiente consecuencia de manifestar una gran variabilidad en sus características fenotípicas y genotípicas, pues se trata de una planta alógama el cual es un tipo de reproducción sexual en plantas consistente en la polinización cruzada y fecundación entre individuos genéticamente diferentes.

Su inicio a partir de semillas dificulta la obtención de flores de calidad y la multiplicación por métodos convencionales es demasiado lenta. Ya que la semilla de la Gerbera jamesonii tiene una corta viabilidad, su poder germinativo decrece cuando aumentan los días de cosechada. La propagación ideal es la vegetativa, posible a través de la división de plantas o esquejes basales, a fin de mantener en la progenie determinadas características como: color de las flores liguladas, forma de la lígula, ciclo, etc.

Para obtener un material de propagación de alta calidad de la Gerbera jamesonii, hay que llevar a cabo una cuidadosa elección. Así, hay que eliminar todas las plantas de hojas pequeñas, redondas, con tendencia a clorosis, como también las que crecen débilmente. Estas últimas generalmente comienzan la floración más tarde, dando un menor rendimiento y peor calidad.

Otro método que se ha realizado es la micropropagación la cual ha sido ampliamente desarrollada a partir de ápices meristemáticos y de trozos de capítulos florales.

El cultivo de ápices es muy susceptible de contaminaciones fúngicas lo cual implica tener de cada ejemplar a multiplicar, un número importante de repeticiones. Una posibilidad de propagación in vitro que permite conservar el ejemplar madre, es la inducción de yemas vegetativas a partir de capítulos florales.

Los primeros intentos de aplicación de esta metodología fueron hechos por Pierik et al. (1973). Estos autores observaron que si se aislaba in vitro un explanto de capítulo con brácteas involucrales, se podía inducir el crecimiento de vástagos, a partir de los meristemas presentes en las axilas de dichas brácteas.

Las plantas Gerbera jamesonii requieren pleno sol y riego moderado, además se debe realizar una limpieza quitando las flores marchitas con regularidad para estimular la floración.

2 pensamientos en “Gerbera Jamesonii

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *